Creación

En el año 2011 se reunieron los gerentes de Automontaña, Pipeline Studios, Comfenalco Antioquia, la Escuela Andina de Automovilismo y el señor Juan Guillermo Jaramillo con el fin de crear la Fundación Pascual Bravo, para así generar un instrumento estratégico, a través del cual se pudiera trazar un camino de integración entre lo público, lo privado y lo social. Dicha creación contó con el aval del Consejo Directivo de la Institución Universitaria Pascual Bravo.

La Fundación Pascual Bravo busca establecer modelos productivos al relacionar los ámbitos político, económico y social de forma eficiente, para lo cual incorpora perspectivas de equidad y solidaridad que apoyan la consecución de un desarrollo sostenible desde un punto de vista económico y social.

Certificaciones